40 años de Malvinas en la construcción de la memoria colectiva

Apuntes para pensar nuestra historia reciente por Paola Lucía Völker; licenciada y profesora en Historia, Secretaria de Educación y Cultura del SADOP Entre Ríos.

¿Cómo se rememora y como se conmemora? ¿Qué simboliza para los argentinos esta fecha?

Esta fecha recuerda un acontecimiento que sucedió el 2 de abril de 1982 la Guerra de Malvinas en el Atlántico Sur. Amerita un abordaje desde la escuela en el cual no sea solo de referirse al hecho anecdótico como aparece en los libros; conocer el contexto, el proceso y sus protagonistas. El desafío como docentes es enseñar lo que sucedió, lo que significa y cómo fue representado; mirar la historia larga, lo local, regional y lo global; mirar los actores involucrados y sus intereses.

El 65% de las y los argentinos no conoce las razones del reclamo por la soberanía. Es necesario tener en cuenta el marco y las acciones diplomáticas que nuestra Nación (y el Estado) llevan adelante.

Malvinas materializa la crisis simbólica del Estado nación. El siglo XIX fue de defensa de América de las potencias europeas, por sus pretensiones económicas y políticas. Este fue el marco de organización político administrativo y territorial, de un proceso de post independencia y organización de sus territorios.

La crisis de la monarquía, los consiguientes conflictos entre España y Portugal, la expansión comercial y ultramarina. El proceso de expansión colonial europeo hizo necesario la construcción de los estados nacionales.

El tema de la guerra de Malvinas genera relevancia para la enseñanza en los estudiantes. Como construcción y parte de la memoria colectiva de los argentinos, connota emociones y sensibilidades.

En relación a la propia práctica de la enseñanza debemos:

  • Pensar de otras formas de la didáctica: revisar nuestras prácticas, enseñar de otra manera, cambiar los sentidos de su enseñanza.
  • Ponerla en perspectiva de una historia más larga, no solo de la guerra.
  • Mirar más allá de la guerra.
  • Enseñar la historia y el pasado reciente.

Un “litigio diplomático” que remite a la historia de la descolonización.

Este es un territorio heredado de la corona española. En ese sentido, ¿cuáles son las políticas preexistentes?

Luego del rompimiento con la metrópoli, las Malvinas pasan a formar parte del territorio y de la nueva administración virreinal la cual ejerció actos comerciales y económicos que les eran propios por derecho.

Por tanto, la ocupación británica constituye una usurpación, de la misma forma como se da el debate en la ONU sobre estos procesos de descolonización en Asia y África.

Asimismo, tenemos que tener en cuenta otras tensiones al respecto de este punto:

  • El principio de libre determinación: los Pueblos tienen derecho a elegir el propio gobierno.
  • El principio de integración territorial: ningún estado debe integrar a otro.

De aquí surge la reflexión que colonizado es el territorio, no la población. En el siglo XXI el tema de la descolonización es de larga historia y continúa sin resolver; Malvinas resulta un hecho diferencial en el proceso global de descolonización.

¿Qué historia o qué Argentina se pensaron y se dijeron grupos distintos? Revisemos los puntos de encuentro y desencuentro.

La causa nacional como las Malvinas se fue configurando como metáfora de la Nación y debemos entender la mecánica y la dinámica que se activa con la guerra. Pero, ¿qué dijo cada generación de argentinos?

En el discurso, Malvinas en los libros, sobre la soberanía, se sostiene que Argentina pierde el control de las islas, no es solo un reclamo diplomático. ¿Cómo aquello que fue creído como la causa más justa, después de la guerra fue la más injusta?

Y aquí otro desafío: volver a Malvinas. La Nación que se piensa en torno a Malvinas es diferente y constituye un punto de partida para recuperar la identidad de nuestro pueblo. El territorio, la batalla su historia constituyen una gran metáfora y nos invita a conectar con toda nuestra historia para revelar otras tensiones ontológicas de nuestro país en clave de geografía, política, sociedad, cultura, economía.

Pero no podemos dejar de lado otra línea de reflexión ya que la guerra encierra un universo masculinizado. En la construcción del enunciado “Las Malvinas son argentinas», las mujeres tuvieron una enorme participación activa asistiendo a los combatientes de diversas formas.

¿Cuál fue el lugar que la Escuela tuvo en la construcción de ese significado? La construcción social en la trama simbólica y la dimensión utópica.

En los libros aparecen preguntas cerradas y no se da lugar a la reflexión. Con un orden y una estructura a modo de interrogatorio. Esta línea es fuerte y de tradición normalista. Unos hablan y otros responden, unos preguntan y otros obedecen.

Desde otra perspectiva nos preguntamos ¿Cómo enseñar Malvinas después del retorno a la democracia? Las madres de plaza de mayo enunciaban: “las Malvinas son argentinas, los desaparecidos también”. La construcción de la memoria y la memoria de Malvinas son claramente una misma cosa.

Las escuelas dieron lugar a la batalla por el reconocimiento social. En ellas, gracias al testimonio de los combatientes, pudimos reconstruir la historia y las identidades, las de los que quedaron allá. En las aulas, en los pasillos, en las paredes, muchos de esos nombres quedan cincelados a la eternidad para dar cuenta de ello. En cada lugar, en cada localidad, emerge esa parte de nuestra historia: dolorosa y heroica.

Recursos didácticos para ampliar nuestra visión:

Compartir en…