SADOP Entre Ríos se hizo presente en Plaza de Mayo

SADOP Entre Ríos se hizo presente en Plaza de Mayo

Para hacer realidad la esperanza. SADOP se movilizó por la asunción de Fernández-Fernández.

Dirigentes del Sindicato Argentino de Docentes Privados Seccional Entre Ríos participaron de los festejos por la asunción de Alberto Fernández como Presidente de la Nación y Cristina Fernández de Kirchner, como Vicepresidenta de la Nación junto a compañeras y compañeros de SADOP de todo el país y de la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT) de la CGT.

“La organización espera que la asunción de nuevas autoridades nacionales simbolice y cristalice un cambio total de modelo económico, político, educativo, social y de salud que ubique a las trabajadoras y los trabajadores como actores fundamentales para transformar la realidad”.

El presidente en ejercicio se dirigió la pueblo con un extenso discurso que abordó una gran cantidad de tópicos que prometen un cambio significativo en la visión del estado.

“Hoy celebramos el momento en que la Argentina toda sepultó la mas cruel De las dictaduras que hemos debido soportar. Ese día, hace treinta y seis años, Raúl Alfonsín asumía la Presidencia, nos abría una puerta hacia el respeto a la pluralidad de ideas y nos devolvía la institucionalidad que habíamos perdido. Desde entonces, nuestro país atravesó distintos momentos. Algunos más plácidos y felices y otros más tristes y tumultuosos. Pero en cualquier caso siempre perseveramos en la institucionalidad y toda crisis que se nos presentó supimos sobrellevarla preservando el funcionamiento de la república.

(…)

Desde la humildad de esa escucha, y desde la esperanza que millones de Compatriotas han expresado en las urnas el pasado 27 de octubre, vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un Nuevo Contrato de Ciudadanía Social.

Un contrato social que sea Fraterno y Solidario.

Fraterno, porque ha llegado la hora de abrazar al diferente.

Solidario, porque en esta emergencia social, es tiempo de comenzar por los últimos, para después poder llegar a todos.

Este es el espíritu del tiempo que hoy inauguramos.

Con sobriedad en la palabra y expresividad en los hechos”.

Más adelante subrayó:

“Sin pan no hay presente ni futuro. Sin pan la vida solo se padece. Sin pan no hay democracia ni libertad.

Por eso la primera reunión oficial de nuestro Gobierno consistirá en un encuentro de trabajo sobre esta prioridad, el Plan Integral Argentina Contra el Hambre. Allí todo nuestro gabinete y las personalidades de la sociedad civil que generosamente se han sumado a nuestro llamado, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso”.

(…)

La idea de un Nuevo Contrato de Ciudadanía Social supone unir voluntades y articular al Estado con las fuerzas políticas, los sectores productivos, las confederaciones de trabajadores, los movimientos sociales, que incluyen al feminismo, a la juventud, al ambientalismo. Vamos a sumar en ello, también al entramado científico-tecnológico y a los sectores académicos”.

En su discurso el Presidente Alberto Fernández además se comprometió en implementar un plan de mejora en la calidad y el acceso a la educación, la universalización de la educación, la mejora de las condiciones de trabajo y asegurar el sostenimiento de un plan de formación permanete transversal a todas las profesiones y ámbitos de trabajo.

Asimismo, celebró el acompañamiento del movimiento obrero unido y organizado, “columna vertebral del acuerdo social.”

Anunció un plan integral de viviendas; un plan de federalización de la administración pública; la reactivación de las economías regionales, las fábricas y la obra pública; mejorar el acceso a la salud de los jubilados; un nueva visión diplomática comercial innovadora, global y plural; una reestructuración del sistema de medios del Estado; reivindicó la investigación científica y tecnológica; reivindicó la soberanía sobre las Islas Malvinas; una política ambiental activa, que promueva una transición hacia un modelo de desarrollo sostenible, de consumo responsable y de valoración de los bienes naturales; mejorar la calidad de los derechos humanos y cívicos; trabajar por la independización del poder judicial de las influencias de medios y agencias de inteligencias; intervenir la AFI; proponer un política de defensa autónoma, defensiva y cooperativa; entre otras.

Por último, enfatizó en la voluntad de poner en primer plano los derechos de las mujeres y las minorías sociales, de este modo “reducir las desigualdades de género, económicas, políticas y culturales (…) reducir drásticamente la violencia de género hasta su total erradicación”.

“Nuestra ética política reivindica los valores de solidaridad y justicia (…) hasta eliminar el hombre le pediremos mayor esfuerzo solidario a quien tenga más copacidad de darlo”.