¡Conocé cómo cuidar tu voz!

¡Conocé cómo cuidar tu voz!

Cada 16 de abril se celebra el Día Mundial de la Voz y fue decretado por la Federación de Sociedades de Otorrinolaringología con el objetivo de crear conciencia de la importancia que tiene la voz, así como los cuidados que se deben tener para evitar problemas relacionados con las cuerdas vocales.

La voz es el medio por el cual nuestras palabras y nuestros pensamientos pueden transmitirse.

Las disfonías, edemas, pólipos o nódulos en las cuerdas vocales son una Enfermedad Profesional y están contemplados y reconocidas por la Ley de Riesgo de Trabajo (Resolución 389/2013). Dicho Protocolo sobre Disfonías establece criterios de evaluación y de atención médica.

Para la rehabilitación de la voz puede ser necesario un tratamiento fonoaudiológico, médico y/o farmacológico, seguramente con acompañamiento psicológico.

Por eso prestá mucha atención a los siguientes síntomas de alteraciones de la voz:

  • Dificultad para hablar durante tiempos prolongados.
  • Disfonías o ronqueras durante o al final del día.
  • La voz se recupera después de un descanso prolongado o fin de semana.
  • Carraspeos o tos frecuente.
  • Sensación de cuerpo extraño, picazón, punzadas, ardor, sequedad de garganta, etc.
  • Dolor de garganta.
  • Tensión del cuello, hombros y espalda.
  • Cansancio al hablar, necesidad de pausar o dejar de hablar.
  • Voz entrecortada o dificultad para terminar las frases.
  • Sensación de falta de aire.

Por la sobrecarga del uso de la voz debes realizarte anualmente un examen clínico con el área de Otorrinolaringología y posteriormente Fonoaudiología.

Indicaciones preventivas:

  • Hidratación: es fundamental el consumo de agua, mucho mejor si es a temperatura ambiente para lubricar y disminuir la fricción de la vibración de las cuerdas vocales, humificar ambientes (evitando aire acondicionado o calefacción excesiva) y respirar por nariz.
  • Limite la cantidad de tiempo de habla de tal manera que pueda contar con descansos vocales entre las actividades laborales. Evitar el excesivo uso del celular, caso contrario ayudarse con auxiliares como manos libres.
  • Descanso: el mismo es de suma importancia para la salud física y mental.
  • Hablar en tono optimo, no por encima o muy por debajo de su tono de voz, ya que esto genera mucho esfuerzo vocal y físico.
  • Prestar atención a síntomas de fatiga vocal como disfonías, dolor, molestias, necesidad de carraspear y sequedad.
  • Prestar atención a las tensiones generales y específicas: extremidades tensas, contracción de abdomen (ocultar la panza) nuca tensa, entrecejo fruncido, mandíbula y muelas apretadas, etc.
  • Cuidar el modo de gritar (en caso de ser necesario) caso contrario usar silbatos, golpecitos de manos (aplausos) acercarse a quien estaba destinado el grito. No esfuerce su voz en vano. Un solo grito puede dañar las cuerdas vocales
  • Reflujo: el ácido gástrico produce irritación e inflamación de cuerdas vocales. Sus factores de riesgos son: alcohol, café, tabaco, obesidad y estrés.
  • Alergias: las respiratorias comprometen las vías aéreas, produciendo una respiración bucal. Las laringitis y faringitis alérgicas generan síntomas como carraspeos, tos, sequedad e irritación de garganta.
  • Medicación: de acuerdo al tipo de medicación estos pueden generar sequedad, tos, carraspeos.
  • El estrés y las emociones fuertes pueden tener un fuerte impacto en la voz hasta incluso generar afonías (sin voz).

Pensarla como algo constante desde el principio hasta el final del día, o desde el principio al final de una conferencia, o de una charla entre amiga o amigos, está fuera de la realidad.

Medidas Higiénicas:

  • Siempre tener a mano una botellita con agua al dictar clases e ingerir durante la misma o ante algún síntoma de fatiga vocal.
  • Hablar lento y lo necesario.
  • Evitar fumar y ambientes fumadores ya que es la causa de muchas enfermedades de las cuerdas vocales.
  • Tomar medidas preventivas ante el uso de antihistamínico ya que estos producen deshidratación en cuerdas vocales.
  • Evitar el consumo excesivo de picantes, cítricos, café, gaseosas o mates.
  • No compita con un entorno ruidoso, elevando la voz o gritando por sobre el mismo.
  • Mantenga una respiración y postura adecuada para mejor proyección de la voz hacia el interlocutor. No hable mirando a la pizarra.
  • Al borrar la pizarra y si usa tiza hágalo de arriba hacia abajo con un paño o borrador húmedo.
  • Evitar comidas abundantes de noche.
  • Hacer ejercicio físico en general y descansar adecuadamente.
  • Evitar el sobrepeso y ropas ajustadas en zona de cuello, hombros, tórax y abdomen.
  • Procurar sostener una alimentación saludable.
  • Cuidarse de los cambios de temperaturas, proteger el cuello con pañuelos o bufandas.
  • Cuidar el uso de la voz durante periodos de congestión nasal y disfonías.

Ante todo, recordar que LA VOZ ES UNA HERRAMIENTA DE TRABAJO.

El presente documento es a modo orientativo. Ante cualquier duda, consulte con los especialistas indicados.

Trabajo realizado por la Lic. en Fonoaudiología Analía L. Duarte (MP 261)